Se supone que la inflamación nos protege, es parte de una respuesta inmunológica para combatir los patógenos y eliminar las infecciones. Pero los pacientes con enfermedades cardíacas a menudo tienen una inflamación crónica que daña sus corazones, incluso sin una infección presente. En un estudio publicado en Circulation, inmunólogos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts, en colaboración con investigadores de la Universidad de Vanderbilt y el Centro Médico Tufts, revelaron que cuando ocurre un ataque cardíaco u otro problema daña el corazón; las células T se activan y causan una inflamación crónica en el corazón. Este mecanismo puede ser explicado por la producción de especies reactivas de oxígeno, moléculas liberadas en pacientes con insuficiencia cardiaca. Estas especies reactivas de oxígeno modifican las proteínas del corazón de modo que el sistema inmunológico las ve como una amenaza potencial y los linfocitos T responden de manera robusta, conduciendo a una inflamación crónica que puede causar cambios estructurales, ya sea el agrandamiento del músculo cardiaco o la aparición de tejido fibroso. Varios tratamientos antiinflamatorios y fármacos que apuntan a las especies reactivas del oxígeno aún no han tenido éxito. Jay Ngwenyama, académico postdoctoral en el laboratorio de Alcaide y autor principal del estudio, dijo que ya han probado un agente que puede prevenir la inflamación y la disfunción cardíaca. Los investigadores esperan que en el futuro esto pueda tener algunas implicaciones significativas en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca en humanos.

Palabras clave: insuficiencia cardiaca, células T, inflamación,

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=97583