Tras recibir informes de casos de miocarditis y pericarditis después de la vacunación con las vacunas COVID-19 de Pfizer y Moderna; los expertos de la Organización Mundial de la Salud afirmaron que los beneficios de las vacunas siguen siendo mayores que los riesgos. Según los datos del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de Vacunas de EE.UU., hasta el 11 de junio de 2021 se han notificado aproximadamente 40.6 casos de miocarditis por millón de segundas dosis entre los varones y 4.2 casos por millón entre las mujeres, entre personas de 12 a 29 años que recibieron las vacunas COVID-19 de ARN mensajero. En el caso de las personas mayores de 30 años, las tasas de notificación fueron menores. Se están llevando a cabo estudios más rigurosos que utilizan fuentes de datos alternativas y diseños de estudio más sólidos, y seguirán revisando la situación a medida que se disponga de más datos. Según los científicos de la ONU, debe indicarse a las personas vacunadas que busquen atención médica inmediata si presentan síntomas indicativos de miocarditis o pericarditis, como dolor torácico de nueva aparición o que no desaparece, dificultad para respirar o palpitaciones tras la vacunación. En la medida de lo posible, los casos sospechosos deben ser evaluados, recibir orientación y ser objeto de seguimiento en una consulta de cardiología.

Palabras claves: miocarditis, pericarditis, COVID-19, vacunas, ARNm,

Link: https://news.un.org/es/story/2021/07/1494212