Los corticoides se utilizan ampliamente en la práctica clínica habitual en neurooncología. Sin embargo, pese a lo extendido de su uso, no existe un consenso establecido sobre sus indicaciones, dosis y posología. Un reciente trabajo ha realizado una revisión bibliográfica del mecanismo de acción de los corticoides, sus indicaciones de uso, efectos secundarios y manejo adecuado, dosis y duración de la terapia, y del papel de nuevos tratamientos actuales para el edema cerebral.
El corticoide con un uso mas extendido en neurooncología es la dexametasona, probablemente por su escaso efecto mineralocorticoide y por su elevada vida media. Su efecto sobre el edema cerebral es fundamental en el control sintomático de los pacientes con tumores cerebrales. Se recomienda iniciar tratamiento únicamente en pacientes sintomáticos, en dosis de 4-8 mg/24 h, buscando siempre la mínima dosis eficaz.
Los efectos secundarios asociados al uso de corticoides son frecuentes e impactan negativamente en la calidad de vida de los pacientes. Por ello, es necesario disponer de otras estrategias en el tratamiento del edema cerebral en pacientes neurooncológicos. Dentro de estas alternativas se encuentran los agentes antiangiógenos (bevacizumab, acetato de corticorrelina, cediranib), unos fármacos dirigidos contra el factor de crecimiento endotelial.

Tabla. Diferentes corticoides disponibles y efecto glucocorticoide y mineralocorticoide [27].
Nombre comercial,
vía y dosis disponibles
Vida media biológica Actividad glucocorticoide
(potencia relativa)
Actividad mineralocorticoide
(potencia relativa)
Dosis equivalente
Hidrocortisona Hidroaltesona ®: comprimidos de 20 mg
Actocortina ®: vial de 100 y 500 mg
8-12 h 1 1 20 mg
Prednisona Dacortin ®: 2,5, 5 y 30 mg 18-36 h 4 0,8 5 mg
Dexametasona Fortecortin ®: comprimidos de 1, 4 y 8 mg; ampollas de 4 mg 36-72 h 30 0 0,75 mg
Metilprednisolona Urbason ®: comprimidos de 4, 16 y 40 mg; ampollas de 8, 20, 40 y 250 mg
Solu-Moderin ®: vial de 40, 125, 250, 500 y 1.000 mg
18-36 h 5 0,5 4 mg

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

Rev Neurol 2019; 68: 389-97