Abordar el problema mundial de la malnutrición infantil, que afecta a 1 de cada 5 niños en el mundo, no es una tarea sencilla.  Y es que, la falta de una dieta suficiente, variada y nutritiva está asociada con más de la mitad de las muertes de niñas y niños en todo el mundo, porque cuando sufren malnutrición son más propensos a padecer enfermedades y presentar retraso en el crecimiento durante el resto de su vida.

En México, datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) señalan que uno de cada ocho niños menores de cinco años vive con desnutrición crónica, presentándose principalmente en los estados del sur y en las comunidades rurales, siendo los hogares indígenas los más afectados. Mientras que 1 de cada 20 niños menores de 5 años y 1 de cada 3 entre los 6 y 19 años padece sobrepeso u obesidad.

Por ello, cuando se trata de resolver uno de los retos globales más grandes, una idea original y alianzas únicas tienen el potencial de tener un gran impacto en las comunidades. Para ayudar a frenar la malnutrición infantil, una doctora innovadora, una compañía global del cuidado de la salud, una compañía de tarjetas de felicitación y una organización infantil sin fines de lucro unieron fuerzas para hacerlo.

¿Cómo inició el proyecto?
Hace dos años, la Dra. Susan Abdel-Rahmen, directora de innovación para el cuidado de la salud del Instituto de Investigación Infantil Mercy, desarrolló una herramienta económica de papel que se asemeja a una cinta métrica tradicional, la cual lleva el nombre de MUAC z-score  e incluye indicadores codificados por colores específicos para la edad, que indican si el niño se encuentra en riesgo de malnutrición.

Para utilizar la herramienta (MUAC), que mide la circunferencia del brazo del niño, los profesionales de la salud simplemente deben tomar uno de los extremos de la cinta y deslizarlo a través de dos ranuras para cerrarla. Luego, el doctor puede deslizar el extremo de la cinta hasta el punto medio del brazo del pequeño y usar los indicadores codificados por colores para evaluar si existe riesgo de malnutrición, todo en cuestión de segundos.

Cuando la creó, la Dra. Abdel-Rahman y un pequeño equipo imprimieron en hojas grandes la cinta métrica en el mismo papel usado para sobres de envío y cortaron cada una a mano. Gracias a estos esfuerzos, la Dra. Abdel-Rahman y el Hospital Infantil Mercy de Kansas pudieron evaluar a 10 mil niños en dos años. Con la ayuda adicional de parte de Hallmark, Children Internacional y Abbott, esta herramienta se ha convertido en una idea que busca cambiar el mundo y tener un impacto positivo en la salud de los niños. 

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.pmfarma.com.mx/noticias/18309-un-simple-dispositivo-de-papel-ayuda-a-combatir-los-retos-globales-de-la-malnutricion-infantil-.html