La aparición de un nuevo coronavirus, denominado SARS-CoV-2, y la enfermedad respiratoria potencialmente mortal que puede producir, COVID-19, se ha extendido rápidamente por todo el mundo creando un problema masivo de salud pública. Las epidemias previas de muchas infecciones virales emergentes generalmente han tenido malos resultados obstétricos, incluida la morbilidad y mortalidad materna, la transmisión materno-fetal del virus y las infecciones perinatales y la muerte. Esta comunicación revisa los efectos de dos infecciones previas por coronavirus, el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) causado por el SARS-CoV y el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) causado por el MERS-CoV, sobre los resultados del embarazo. Adicionalmente, analiza la literatura que describe a 38 mujeres embarazadas con COVID-19 y sus recién nacidos en China para evaluar los efectos del SARS-CoV-2 en las madres y los lactantes, incluidos los datos clínicos, de laboratorio y virológicos, y la transmisibilidad del virus de la madre al feto. Este análisis revela que, a diferencia de las infecciones por coronavirus de mujeres embarazadas causadas por SARS y MERS, en estas 38 mujeres embarazadas COVID-19 no condujo a muertes maternas. Es importante destacar que, y de manera similar a los embarazos con SARS y MERS, no hubo casos confirmados de transmisión intrauterina de SARS-CoV-2 de madres con COVID-19 a sus fetos. Todas las muestras neonatales analizadas, incluidas las placentas en algunos casos, fueron negativas por rt-PCR para SARS-CoV-2. En este punto de la pandemia mundial de infección por COVID-19 no hay evidencia de que el SARS-CoV-2 sufra transmisión intrauterina o transplacentaria de las mujeres embarazadas infectadas a sus fetos. El análisis de casos adicionales es necesario para determinar si esto sigue siendo cierto.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.archivesofpathology.org/doi/pdf/10.5858/arpa.2020-0901-SA