Antecedentes

La terapia antiviral efectiva es importante para abordar la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). Evaluamos la eficacia y seguridad de interferón beta-1b combinado, lopinavir-ritonavir y ribavirina para el tratamiento de pacientes con COVID-19.

Métodos

Este fue un ensayo multicéntrico, prospectivo, abierto, aleatorizado, de fase 2 en adultos con COVID-19 que ingresaron en seis hospitales en Hong Kong. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente (2: 1) a una combinación de lopinavir 400 mg y ritonavir 100 mg cada 14 h, 14 días, ribavirina 400 mg cada 12 h, y tres dosis de 8 millones de unidades internacionales de interferón beta-1b en días alternos (grupo de combinación) o hasta 14 días de lopinavir 400 mg y ritonavir 100 mg cada 12 h (grupo control). El criterio de valoración primario fue el tiempo para proporcionar un hisopo nasofaríngeo negativo para el coronavirus 2 RT-PCR con síndrome respiratorio agudo severo, y se realizó en la población por intención de tratar. El estudio está registrado en ClinicalTrials.gov , NCT04276688 .

Recomendaciones

Entre el 10 de febrero y el 20 de marzo de 2020, 127 pacientes fueron reclutados; 86 fueron asignados aleatoriamente al grupo de combinación y 41 fueron asignados al grupo de control. La mediana del número de días desde el inicio de los síntomas hasta el inicio del tratamiento del estudio fue de 5 días (IQR 3–7). El grupo de combinación tuvo un tiempo medio significativamente más corto desde el inicio del tratamiento del estudio hasta el hisopo nasofaríngeo negativo (7 días [RIC 5–11]) que el grupo control (12 días [8–15]; razón de riesgo 4 · 37 [IC 95% 1 · 86–10 · 24], p = 0 · 0010). Los eventos adversos incluyeron náuseas y diarrea autolimitadas sin diferencias entre los dos grupos. Un paciente en el grupo control descontinuó lopinavir-ritonavir debido a hepatitis bioquímica. Ningún paciente falleció durante el estudio.

Interpretación

La terapia antiviral triple temprana fue segura y superior al lopinavir-ritonavir solo para aliviar los síntomas y acortar la duración de la eliminación del virus y la estancia hospitalaria en pacientes con COVID-19 leve a moderado. Se justifica el estudio clínico futuro de una doble terapia antiviral con interferón beta-1b como columna vertebral.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)31042-4/fulltext