A medida que los investigadores conocen más acerca de los cambios que provocan que las células cancerosas crezcan fuera de control, ellos desarrollan nuevos tipos de medicamentos para combatir a algunos de estos cambios celulares. Estos medicamentos de terapia dirigida están diseñados para bloquear el crecimiento y propagación de las células cancerosas. Actúan de forma diferente de los medicamentos de la quimioterapia, los cuales atacan a todas las células que están creciendo rápidamente (incluyendo células cancerosas).

Algunas veces, los medicamentos de terapia dirigida funcionan incluso cuando los medicamentos de quimioterapia no son eficaces. Algunos medicamentos de terapia dirigida pueden ayudar a otros tipos de tratamiento a ser más eficaces. Los medicamentos de terapia dirigida también suelen causar diferentes efectos secundarios en comparación con la quimioterapia.

Terapia dirigida para el cáncer de seno HER2 positivo

En alrededor de 1 de cada 5 mujeres con cáncer de seno, las células cancerosas tienen demasiada cantidad de una proteína que promueve el crecimiento, conocida como HER2/neu (o simplemente HER2), en sus superficies. Estos tipos de cáncer, conocidos como cánceres de seno HER2 positivos, tienden a crecer y a propagarse de manera más agresiva. Se han desarrollado varios medicamentos que atacan a esta proteína:

Efectos secundarios de la terapia dirigida para el cáncer de seno HER2 positivo

Los efectos secundarios de estos medicamentos a menudo son leves, pero algunos pueden llegar a ser graves. Consulte con su médico sobre lo que debe anticipar con este tratamiento.

Algunas mujeres experimentan daño cardiaco durante o después del tratamiento con trastuzumab, pertuzumab, o ado-trastuzumab emtansina. Esto puede causar insuficiencia cardíaca congestiva. Para la mayoría de las mujeres (pero no para todas), este efecto dura poco tiempo y se alivia cuando se deja de tomar el medicamento. El riesgo de problemas cardiacos es mayor cuando estos medicamentos se administran con ciertos medicamentos de quimioterapia que también pueden causar daño al corazón, tal como la doxorrubicina (Adriamycin) y la epirrubicina (Ellence). Debido a que estos medicamentos pueden causar daño al corazón, los médicos a menudo verifican su función cardiaca (con un ecocardiograma o un estudio MUGA) antes del tratamiento y se repite mientras esté tomando este medicamento. Informe a su médico si presenta síntomas, tales como dificultad para respirarhinchazón de las piernas y cansancio intenso.

El lapatinib y el neratinib pueden causar diarrea grave, por lo que es muy importante que le notifique al equipo de profesionales que atiende su salud sobre cualquier cambio en los hábitos de evacuación tan pronto como ocurran. El lapatinib también puede causar síndrome de manos y pies, en el cual las manos y los pies presentan irritación y enrojecimiento, y podrían presentar ampollas y descamación. El pertuzumab también puede causar diarrea.

Si usted está embarazada, no debe tomar estos medicamentos, ya que pueden causar daño e incluso la muerte al feto. Si usted cree que está embarazada, consulte con su médico acerca del uso de anticonceptivos eficaces mientras esté tomando estos medicamentos.

Terapia dirigida para el cáncer de seno con receptores de hormonas positivos

Alrededor de dos de cada tres cánceres de seno son cánceres con receptores de hormonas positivos (ER-positivo o PR-positivo). Para las mujeres con estos tipos de cáncer, el tratamiento con terapia hormonal suele ser útil. Ciertos medicamentos de terapia dirigida pueden hacer la terapia hormonal aún más eficaz, aunque estos medicamentos también podrían agregar efectos secundarios.

Inhibidores de CDK4/6

El palbociclib (Ibrance), el ribociclib (Kisqali) y el abemaciclib (Verzenio) son medicamentos que bloquean las proteínas en la célula llamadas quinasas dependientes de ciclinas (CDK), particularmente CDK4 y CDK6. El bloqueo de estas proteínas en las células del cáncer de seno con receptores de hormonas positivos ayuda a detener la división de las células. Esto puede desacelerar el crecimiento del cáncer.

Estos medicamentos están aprobados para las mujeres con cáncer de seno avanzado con receptores de hormonas positivos, negativo para HER2, los cuales se administran vía oral (pastillas), por lo general dos veces al día.

Hay distintas maneras de emplear estas medicinas.

El abemaciclib también se puede administrar por sí solo en mujeres que han sido tratadas previamente con terapia hormonal y quimioterapia.

Los efectos secundarios más comunes son bajos recuentos sanguíneos y cansancio. Por otro lado, los efectos secundarios menos comunes son: náuseas y vómitos, úlceras en la boca, pérdida de cabello, diarrea y dolor de cabeza. Un recuento muy bajo en el nivel de glóbulos blancos puede aumentar su riesgo de infecciones graves. Un efecto secundario poco frecuente pero posiblemente mortal es la inflamación de los pulmones, también llamada enfermedad pulmonar intersticial o neumonitis.

Everolimus (Afinitor)

El everolimus se emplea para las mujeres que han pasado por la menopausia y padecen cáncer de seno avanzado con receptores de hormonas positivos, negativo para HER2. Se usa con el inhibidor de la aromatasa exemestano (Aromasin) en mujeres cuyos cánceres han crecido mientras recibían tratamiento con letrozol o anastrozol (o si el cáncer comenzó a crecer poco tiempo después de suspender el tratamiento con estos medicamentos).

Este medicamento de terapia dirigida bloquea la mTOR, una proteína de las células que normalmente les ayuda a crecer y a dividirse. El everolimus también puede impedir que los tumores desarrollen nuevos vasos sanguíneos, lo que puede ayudar a limitar el crecimiento tumoral. En el tratamiento del cáncer de seno, este medicamento parece ayudar a los medicamentos de la terapia hormonal a funcionar mejor. El everolimus es una pastilla que se administra una vez al día.

Los efectos secundarios comunes del everolimus incluyen úlceras en la boca, diarrea, náusea, sentirse débil o cansada, bajos recuentos sanguíneos, dificultad para respirar y tos. El everolimus también puede ocasionar que se eleven los lípidos en la sangre (colesterol y los triglicéridos) y los niveles de azúcar en la sangre. Por lo tanto, su médico le hará análisis de sangre regularmente mientras reciba este medicamento. También puede aumentar su riesgo de infecciones graves. Por lo tanto, su médico prestará atención minuciosa a cualquier infección.

El everolimus también se está estudiando para usarse contra el cáncer de seno en etapa más temprana, con otros medicamentos de terapia hormonal, y en combinación con otros tratamientos.

Terapia dirigida para las mujeres con mutaciones en el gen BRCA

El olaparib (Lynparza) y el talazoparib (Talzenna) son medicamentos conocidos como inhibidores de PARP. Las proteínas PARP normalmente ayudan a reparar el ADN dañado dentro de las células. Los genes BRCA (BRCA1 y BRCA2) también ayudan a reparar el ADN (en forma ligeramente diferente), pero mutaciones en uno de esos genes pueden evitar que esto ocurra. Los inhibidores de PARP actúan bloqueando las proteínas PARP. Debido a que las células tumorales con un gen BRCA mutado ya confronta problemas para reparar el ADN dañado, bloquear las proteínas PARP a menudo conduce a la muerte de estas células.

El olaparib y el talazoparib pueden utilizarse para tratar el cáncer de seno negativo para HER2 metastásico en mujeres con una mutación BRCA que ya han recibido quimioterapia. El olaparib también puede ser empleado en mujeres que ya hayan recibido terapia hormonal en caso de que el cáncer sea de receptor hormonal positivo. Solamente pocas mujeres con cáncer de seno presentan un gen BRCA mutado. Si no se sabe que usted tenga alguna mutación BRCA, su médico someterá su sangre a análisis para asegurar que sí la tenga antes de comenzar a tomar el tratamiento con este medicamento.

Estos medicamentos están disponibles en forma de pastillas y se toman una vez al día.

Los efectos secundarios pueden incluir náusea, vómito, diarrea, cansancio, pérdida de apetito, cambios en el gusto, recuentos bajos de glóbulos rojos (anemia), recuentos bajos de plaquetas, recuentos bajos de glóbulos blancos, dolor abdominal y dolor muscular y de articulaciones. En pocas ocasiones, algunos pacientes tratados con un inhibidor de PARP desarrollan un cáncer de la sangre, como el síndrome mielodisplásico o la leucemia mieloide aguda (AML).

Terapia dirigida para las mujeres con una mutación del gen PIK3CA

El alpelisib (Piqray) es un tipo de medicamento conocido como un inhibidor de PI3K. Puede ser usado junto con fulvestrant para tratar a mujeres postmenopáusicas con cáncer de seno avanzado con receptores de hormonas positivos, negativo para HER2 que presenten una mutación en el gen PIK3CA que se haya desarrollado durante o tras el tratamiento con un inhibidor de la aromatasa. Entre un 30 y un 40 porciento de los casos de cáncer presentan una mutación del gen PIK3CA. Su médico someterá a prueba la sangre de su tumor para verificar esta mutación antes de comenzar el tratamiento con este medicamento.

Este medicamento está disponible en forma de pastillas y se toma una vez al día.

Entre los efectos secundarios se incluye altos niveles de glucosa en sangre, señales de problemas en riñones, hígado o páncreas, diarrea, irritaciones en la piel, bajos recuentos sanguíneos, náuseas y vómitos, cansancio, falta de apetito, llagas en la boca, pérdida de peso, bajos niveles de calcio, problemas de coágulos y caída del cabello. Es posible que surjan problemas muy graves de la piel, como erupciones cutáneas con descamación y ampollas, lo cual deberá ser atendido por un médico de inmediato. Los pacientes con un historial de reacciones cutáneas graves deberán informar a su médico sobre esto antes de tomar alpelisib.

Para ver el artículo original dar clic en el siguiente enlace:

https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-seno/tratamiento/terapia-dirigida-para-el-cancer-de-seno.html#referencias