Dado que uno de los principales desafíos en el tratamiento de las quemaduras agudas es la prevención de infecciones, la extirpación temprana de la escara y el recubrimiento de la herida se vuelve fundamental. El tejido no viable se elimina mediante un desbridamiento quirúrgico agresivo inicial. Se han descrito muchas opciones quirúrgicas para cubrir el lecho de la herida, aunque los injertos de piel de espesor parcial siguen siendo el estándar para el cierre rápido y permanente de quemaduras de espesor total. Los avances significativos realizados en las últimas décadas han mejorado enormemente la atención a los pacientes con quemaduras, por lo que las principales mejoras futuras en las tasas de supervivencia parecen ser más difíciles. La investigación sobre células madre, injertos, biomarcadores, control de la inflamación y rehabilitación continuará mejorando la atención individualizada y creando nuevas opciones de tratamiento para estos pacientes.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medintensiva.org/en-surgical-treatment-management-severely-burn-articulo-S2173572717301170