UNIVERSITAT POLITÉCNICA DE VALENCIA

“Los rastreadores han sido y son fundamentales para gestionar esta pandemia. Actualmente, este rastreo se realiza de forma manual y es lento e impreciso. Pero la tecnología puede resultar de gran utilidad: el rastreo de los teléfonos o relojes inteligentes ayuda a saber con quién ha estado en contacto una persona infectada, gracias al uso de tecnologías de localización y comunicación, como el GPS, redes celulares, Wi-Fi o Bluetooth”, apunta Enrique Hernández Orallo, investigador del Grupo de Redes de Computadores-DISCA de la Universitat Politècnica de València.

En su estudio, los investigadores de la UPV evaluaron la efectividad de cada una de estas tecnologías. Para ello, desarrollaron un modelo matemático epidemiológico que permitió estudiar su eficiencia e impacto-en términos de número de personas que deben ponerse de cuarentena a partir de los resultados obtenidos. “Y Bluetooth es la más adecuada porque permite detectar contactos en un rango de 2 o 3 metros, que es lo que se considera un contacto susceptible de transmitir la infección en los modelos epidemiológicos. Y ayuda así a reducir el número de falsos contactos o lo que es lo mismo, permite ser más eficientes a la hora de establecer qué personas deben guardar cuarentena”, explica Enrique Hernández Orallo.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96244