Vladimir Putin consiguió este martes copar los titulares de medio mundo al anunciar que Rusia se convertía en el primer país en autorizar una vacuna en contra del covid-19.

Bajo el nombre de Sputnik V, en referencia al satélite con el que la Unión Soviética se puso adelante en la carrera espacial en la década de 1950, el mandatario ruso aseguró que la nueva vacuna había pasado todas las verificaciones necesarias y que incluso había sido probada por una de sus hijas.

“Creo, en ese sentido, que ella participó en el experimento. Después de la primera inyección su temperatura subió a 38 grados, el día siguiente tenía 37,5 y eso fue todo. Luego de una segunda inyección su temperatura subió ligeramente, y luego regresó a la normalidad”, explicó el mandatario ruso este martes.

La vacuna, desarrollada por el Centro Nacional de Investigaciones Epidemiológicas y Microbiología Gamaleya, fue celebrada por Moscú como una prueba del desarrollo científico de Rusia.

El ministro de Salud ruso, Mikhail Murashko, dijo que la vacuna había “demostrado ser altamente efectiva y segura”, calificándola como un gran paso adelante hacia una “victoria de la humanidad” sobre el covid-19.

Putin aseguró que la producción masiva comenzaría en breve y que empezaría a estar disponible para médicos y maestros en primer lugar hacia finales de agosto o inicios de septiembre, mientras que el resto de los ciudadanos podrían acceder a ella en enero de 2021.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53745100