Una actualización reciente con nuevos datos de la vacuna de Oxford-AstraZeneca ha sido publicada en la revista The Lancet. Los resultados confirman la eficacia global de la vacuna, similar a los resultados de diciembre, pero también incluyen algunas novedades. El dato más alentador es que, hasta el momento, previene por completo la enfermedad grave. La primera dosis no pierde efectividad frente a los síntomas y la enfermedad grave hasta pasados, al menos 90 días y al contrario de lo esperado, la eficacia parece incluso mayor si se esperan esos tres meses. Además, el número de personas con PCR positivos se redujo aproximadamente a la mitad, lo que sugiere que podría contribuir a frenar la transmisión. Esperar 90 días para obtener el refuerzo no solo permitiría aumentar el número de personas inmunizadas, sino que la respuesta obtenida parece incluso mayor. Marcos López Hoyos, jefe del Servicio de Inmunología del Hospital Marqués de Valdecilla (Santander) y presidente de la Sociedad Española de Inmunología reconoce que es una situación extraña y que el resultado puede estar en relación con el tipo de análisis y los grupos que se comparan; por lo cual se necesitan más datos al respecto. Los ensayos clínicos de todas las vacunas para la covid están diseñados para evaluar principalmente la enfermedad con síntomas. La de AstraZeneca es la única que ha incluido hasta el momento datos amplios sobre infecciones en asintomáticos, lo que permite tener más información sobre sus efectos y su posible impacto en la transmisión.

Palabras clave: vacuna, Covid-19, AstraZeneca,

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=97587