El cáncer es la segunda causa principal de muerte, superada solo por enfermedad cardíaca, tanto en hombres como en mujeres en los Estados Unidos. Las personas afectadas experimentan sufrimiento físico, angustia y disminución de la calidad de vida asociada con síntomas relacionados con la enfermedad, procedimientos de diagnóstico, terapias contra el cáncer y efectos adversos a largo plazo del tratamiento. Además, la calidad de vida también puede reducirse sustancialmente para familiares, cuidadores y amigos de pacientes con cáncer. La Sociedad Estadounidense del Cáncer ha actualizado sus pautas de prevención del cáncer para enfatizar un cambio desde un enfoque “centrado en los nutrientes” a lo que se caracteriza como “un enfoque en los patrones dietéticos”, o la forma en que las personas realmente comen. Además, el grupo enfatiza la necesidad de mantener un peso corporal saludable durante toda la vida. El consejo dietético favorece comer una variedad de frutas, verduras y granos integrales. Las carnes rojas y procesadas, las bebidas azucaradas y los alimentos altamente procesados deben limitarse o evitarse por completo. El consumo de alcohol debe mantenerse en una bebida por día para las mujeres y dos para los hombres, aunque los autores señalan que “es mejor no beber alcohol”. Para la actividad física, los adultos deben realizar aproximadamente 3 a 5 horas de actividad de intensidad moderada por semana, mientras que los niños y adolescentes deben realizar al menos una hora de actividad moderada o vigorosa diariamente. Las nuevas pautas, publicadas en CA: A Cancer Journal for Clinicians, también enfatizan la importancia de las instalaciones comunitarias para permitir a las personas lograr objetivos de dieta y ejercicio.

Palabras clave: cáncer, Sociedad Estadounidense del Cáncer, prevención, patrones dietéticos

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96247