El equipo de investigación del Centro de Neuroimagen Rocco Ortenzio de la Fundación Kessler, un centro especializado y dedicado exclusivamente a la investigación en rehabilitación, demostró que los cambios en la certeza perceptiva y el sesgo de respuesta, dos métricas centrales de la teoría de detección de señales se correlacionan con cambios en la fatiga cognitiva y cambios en la activación cerebral. También muestran que las medidas de la teoría de detección de señales se alteran en función de los cambios en la activación cerebral. Este hallazgo se publica en la revista Frontiers in Psychology. Una gran cantidad de investigaciones muestra que los sentimientos subjetivos de fatiga cognitiva no se correlacionan con el rendimiento; es decir, una persona puede experimentar fatiga cognitiva y, sin embargo, las medidas objetivas de su rendimiento, como el tiempo de respuesta o el nivel de precisión, no necesariamente empeoran. Sin embargo, los investigadores han carecido durante mucho tiempo de una medida conductual objetiva. Con los resultados del reciente estudio se puede sugerir que a medida que aumenta la fatiga cognitiva, los sujetos cometen más errores porque su sensibilidad perceptiva disminuye y lo compensan adoptando un sesgo de respuesta más conservador. Los mecanismos subyacentes a estos cambios incluyen áreas cerebrales asociadas con el esfuerzo y la recompensa (el cuerpo estriado), procesos de atención (áreas frontoparietales) y áreas relacionadas con el conflicto de respuesta

Palabras claves: fatiga cognitiva, cerebro, atención, investigaciones,

Link  https://www.intramed.net/97874