En México, sólo se asigna el 2.2% a la atención de las condiciones mentales, lo que provoca un gran rezago en la atención de estas condiciones.

Lundbeck llevó a cabo el seminario ‘Salud mental, un desafío en tiempos de Covid-19’ con el objetivo de generar mayor conciencia sobre la importancia de atención eficaz a enfermedades mentales como depresión y esquizofrenia.

Con el objetivo de generar mayor conciencia sobre la importancia de preservar la salud mental, especialmente ante la situación de crisis que estamos viviendo debido a la pandemia, y hacer un llamado a brindar una atención oportuna, adecuada y accesible a los pacientes, el laboratorio farmacéutico de origen danés Lundbeck, especializado en salud mental, llevó a cabo el seminario ‘Salud mental, un desafío en tiempos de Covid-19’, el 21 y 22 de mayo de 2021.

Durante el acto inaugural de este seminario dirigido a medios de comunicación, la Dra. Nuria Marcos, directora Médica, Regulatoria y de Calidad de Lundbeck en México, Centroamérica y Países Andinos, afirmó que “no obstante que la salud mental es una necesidad básica del ser humano, el estigma hacia las enfermedades mentales, así como la falta de recursos, infraestructura hospitalaria, atención médica especializada y acceso al tratamiento adecuado, obstaculizan la integración de las personas  a la sociedad”.

La salud mental es un fenómeno complejo determinado por múltiples factores sociales, ambientales, biológicos y psicológicos, e incluye padecimientos como la depresión, la ansiedad, la epilepsia, las demencias, la esquizofrenia, algunos de los cuales se han incrementado en los últimos tiempos. En México, un 18% de la población urbana en edad productiva (15 – 64 años) sufre algún trastorno del estado de ánimo, como depresión, ansiedad, demencia o fobia. 

En su intervención, Sara Montero, directora de Lundbeck en México, Centroamérica y Países Andinos, advirtió que existe una brecha considerable entre las necesidades de atención de los trastornos mentales y los recursos disponibles, por lo que es necesario un aumento en la inversión en salud mental. “Alrededor del mundo se da muy poco apoyo a las personas con trastornos de salud mental. En promedio, sólo el 3% de los presupuestos de salud de los países se invierte en salud mental  y en México sólo el 2.2% del gasto total en salud se asignó a salud mental en 2017”.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.pmfarma.com.mx/noticias/18177-salud-mental-uno-de-los-mayores-retos-de-la-salud-publica-en-mexico.html