Importancia 

El diseño, uso e indicaciones para el injerto de llanta alar articulada (AARG) y las mejoras funcionales y estéticas que se pueden lograr no se han caracterizado completamente.

Objetivo   

Analizar los resultados funcionales y estéticos de la colocación de AARG en la función de la vía aérea nasal, el cambio de forma de la base nasal y la apariencia.

Diseño, entorno y participantes 

Se realizó un estudio de serie de casos de pacientes que se sometieron a septorrinoplastia con colocación de AARG en la Universidad de California, Irvine Medical Center, de 2015 a 2018. Los datos quirúrgicos registrados incluyeron la etapa de rinoplastia (primaria versus revisión), el uso de injertos de extensión, injertos de borde (y dimensiones), injerto de extensión septal caudal (CSEG), tensión crural lateral (LCT) y reducciones de cornete.

Principales resultados y medidas 

Las encuestas preoperatorias y postoperatorias de la Encuesta de evaluación de síntomas de obstrucción nasal (NOSE) se analizaron y correlacionaron con la geometría AARG, el uso de CSEG y la maniobra LCT. Las vistas de la base de alar preoperatoria y posoperatoria se evaluaron ajustando la forma de la base a un modelo numérico paramétrico para clasificar cada una de las 1 de las 6 categorías de forma. Los revisores cegados calificaron la gravedad del surco alar y la presencia de crestas alar utilizando una escala Likert para imágenes preoperatorias y posoperatorias para medir subjetivamente los resultados estéticos.

Resultados 

En general, se incluyeron 90 pacientes con puntajes NOSE preoperatorios y postoperatorios que se sometieron a septorrinoplastia y colocación de un AARG. De los 90 pacientes, 60 eran mujeres (edad media, 38,2 años). Los puntajes NOSE del paciente (70.4 preoperatoriamente a 25.1 postoperatoriamente) mejoraron significativamente de preoperatoria a postoperatoria ( P  <.001), independientemente del tamaño de AARG, CSEG o LCT. El análisis paramétrico de la forma de la base de la alarma mostró que las mejoras preoperatorias a postoperatorias fueron significativas para la distribución de masa de la relación anteroposterior (IC del 95%, -0,16 a 0,02; P  = 0,05) y la relación de ancho de la proyección vertical a la base horizontal (IC del 95% , 0.01-0.32; P  = .02) en narices planas y trébol para narices estrechas (IC 95%, −0.05 a −0.01; P = .001); la mejora se acercó a la importancia para la reducción del festoneado lateral en narices de hoja de trébol ( P  = .06) El análisis estético mostró que hubo una mejoría estadísticamente significativa para el surco alar (IC del 95%, -0,68 a -0,29 para el evaluador 1; -0,54 a -0,27 para el evaluador 2; y -0,59 a -0,27 para el evaluador 3; P  <. 001) para todos los evaluadores y para la cresta alar (IC 95%, 0.16-0.48; P  <.001) para 1 evaluador.

Conclusiones y relevancia 

Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que demuestra que el uso de AARG está asociado con una mejora estadísticamente significativa en los puntajes de NOSE. La colocación de AARG puede mejorar las relaciones de masa posterior en narices planas y la trébol lateral en narices estrechas, como lo sugiere el análisis cuantitativo de parámetros de cambio de forma. La colocación de AARG se asoció con una mejora estética y funcional en la deformidad de la hoja de trébol, que se asocia con un surco alar prominente y, a menudo, colapso de la válvula nasal externa. La selección del paciente es clave al colocar los AARG.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://jamanetwork.com/journals/jamafacialplasticsurgery/article-abstract/2753544