La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la malaria causa más de 400 000 muertes cada año en todo el mundo y el progreso en la reducción de la mortalidad por malaria se ha estancado en los últimos años. La mayoría de las muertes ocurren en la población pediátrica en África, donde se encuentran tasas de transmisión muy altas. Las dosis se administraron desde principios de mayo hasta inicios de agosto de 2019, antes del pico estacional de transmisión de la malaria que comienza en julio. La seguridad, inmunogenicidad y eficacia de la vacuna se evaluaron por 24 meses con la eficacia como criterio de valoración principal después de 6 meses del primer esquema de vacunación (3 dosis). Algunos participantes recibieron una vacunación de refuerzo aproximadamente 12 meses después de terminar el primer esquema y antes del inicio de la siguiente temporada de malaria. Se demostró que los vacunados con R21/MM mostraron títulos altos de los anticuerpos anti-NANP específicos de la malaria 28 días después de la tercera dosis. Además, la vacuna presentó un perfil de seguridad favorable y fue bien tolerada.

Palabra clave: malaria, vacunas, OMS, dosis, población pediátrica,

Link https://espanol.medscape.com/verarticulo/5906923