Las quemaduras causadas por la corriente eléctrica en las extremidades son lesiones devastadoras que demandan una alta atención médica, y tienen una alta morbimortalidad y gran riesgo de amputación. La reconstrucción microquirúrgica en los pacientes que sufren estas quemaduras es la mejor opción viable para brindar una adecuada cobertura y movilidad a las extremidades afectadas, al disminuir la estancia hospitalaria y los costos, y al evitar el retraso en la rehabilitación. Presentamos un caso de lesión de extremidades secundario a quemadura eléctrica de alto voltaje, que ingresó a la Unidad de Quemados con lesión en la mano izquierda y en ambos pies, con daño tendinoso, muscular y cutáneo importantes. Se manejó con reanimación hídrica, aseo y escarectomía inicial, amputación del pulgar izquierdo y tres aseos quirúrgicos con desbridamiento. El primer tiempo de reconstrucción se hizo injertando las zonas viables del pie derecho y la mano izquierda; el segundo tiempo se realizó con reconstrucción por medio de colgajo inguinal pediculado para la mano y colgajo dorsal ancho libre para el pie izquierdo. En un tercer tiempo se liberó el colgajo inguinal McGregor y se injertó la mano sobre el colgajo dorsal ancho en el pie. El paciente evolucionó favorablemente con integración total de los injertos y colgajos. Inició su rehabilitación integral, consiguiendo deambular con un bastón en el primer mes de seguimiento. La reconstrucción de lesiones por corriente eléctrica es compleja y requiere de atención inmediata por un equipo multidisciplinario que anteriormente se basaba en injertos y colgajos locorregionales, con pobres resultados. La microcirugía ofrece una nueva posibilidad para la cobertura de tejidos compuestos y áreas extensas en menor tiempo y con mayores posibilidades de rehabilitación.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/cplast/cp-2019/cp193b.pdf