Introducción

Las imágenes de tórax están en el estudio diagnóstico inicial para los pacientes con síntomas respiratorios durante la pandemia de coronavirus-19 (COVID-19). El nuevo virus tiene un trofismo específico para las vías respiratorias bajas y la principal complicación de la enfermedad es la neumonía. A medida que avanza la pandemia mundial de la enfermedad por COVID-19, muchos médicos en una amplia variedad de especialidades continúan desempeñando funciones fundamentales en el diagnóstico y el tratamiento.

En radiología, gran parte de la literatura a la fecha se ha centrado en las manifestaciones de tomografía computarizada (TC) de tórax de COVID-19. Sin embargo, debido a problemas de control de infecciones relacionados con el transporte de pacientes a salas de TC, las ineficiencias introducidas en la descontaminación de la sala y la falta de disponibilidad de TC en partes del mundo, la radiografía de tórax portátil (RX) probablemente será la modalidad más utilizada para la identificación y seguimiento de anomalías pulmonares.

El COVID-19 típicamente induce una neumonía bilateral difusa intersticial con lesiones en distribución asimétrica y parcheada que afecta principalmente a la periferia pulmonar, lo que la hace particularmente adecuada para una investigación por ultrasonido.

La ecografía pulmonar proporciona resultados similares a la TC de tórax y superiores a la RX de tórax estándar para la evaluación de neumonía y/o síndrome de dificultad respiratoria del adulto con la ventaja adicional de facilidad de uso en el punto de atención, capacidad de repetición, ausencia de exposición a la radiación y bajo costo.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96178