Para los pacientes que reciben antibióticos para la diverticulitis ambulatoria, parece preferible amoxicilina-clavulánico al metronidazol más una fluoroquinolona, ​​según un estudio observacional en Annals of Internal Medicine.

Utilizando datos de reclamos médicos de 2000 a 2018, los investigadores identificaron a casi 120,000 adultos de 18 a 64 años que recibieron metronidazol más una fluoroquinolona (ciprofloxacina o levofloxacina) o amoxicilina – clavulanato solo para su primer episodio de diverticulitis ambulatoria.

También identificaron aproximadamente 20.000 beneficiarios de Medicare que recibieron cualquiera de los dos regímenes. Se excluyeron los pacientes inmunodeprimidos.

Casi el 90% de los pacientes estudiados recibieron metronidazol más una fluoroquinolona, ​​mientras que el resto recibió amoxicilina-clavulanato. No hubo diferencias significativas entre los tratamientos en los riesgos de hospitalización por diverticulitis dentro de 1 año, cirugía urgente dentro de 1 año o cirugía electiva dentro de 3 años.

Entre los beneficiarios de Medicare, la metronidazol-fluoroquinolona se asoció con un mayor riesgo de infección por Clostridioides difficile (CDI) en 1 año (1,2% frente a 0,6% con amoxicilina-clavulanato).

Los investigadores concluyen que para la diverticulitis ambulatoria, “los médicos pueden considerar el tratamiento con amoxicilina-clavulánico en lugar de metronidazol-con-fluoroquinolona para reducir el riesgo de daños graves asociados con el uso de fluoroquinolonas, incluida la ICD”.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=97662