La punción lumbar es uno de los procedimientos invasivos más utilizados en pediatría, tanto a nivel diagnóstico (estudio del líquido cefalorraquídeo [LCR] o mielografía) como terapéutico (farmacoterapia intratecal o anestesia neuroaxial). En lactantes puede resultar especialmente dificultosa, llegando hasta un 30-50% la tasa de fracaso técnico (no obtención de LCR o LCR hemático), relacionándose este con un aumento de estancia hospitalaria y costes1–3.

Presentamos 2 casos de punción lumbar eco-asistida para bloqueo espinal. En decúbito lateral izquierdo se realizó mapeo ecográfico previo a la inmediata punción (L4-L5), con equipo Fujifilm® Sonosite SII y sonda lineal HFL38xi de 13MHz.

El primero (fig. 1) fue una reconstrucción de tránsito intestinal en un lactante exprematuro de 5 meses y 4kg, realizándose abordaje axial para visualizar duramadre, saco dural, raíces nerviosas y cono medular.

A) Plano axial (L2-L3). B) Plano axial (L4-L5). AE: apófisis espinosa: CE: cauda equina; CM: cono medular; CV: cuerpo vertebral; LCR: líquido cefalorraquídeo; MPE: músculo paraespinal; RN: raíz nerviosa; Flecha: duramadre.

Figura 1.

A) Plano axial (L2-L3). B) Plano axial (L4-L5).

AE: apófisis espinosa: CE: cauda equina; CM: cono medular; CV: cuerpo vertebral; LCR: líquido cefalorraquídeo; MPE: músculo paraespinal; RN: raíz nerviosa; Flecha: duramadre.

El segundo (fig. 2) fue una ligadura de fístula vesicorrectal en un lactante de 7 meses y 8,5kg, realizándose abordaje axial y sagital paramedial para identificar duramadre, saco dural y raíces nerviosas, y medir distancia piel-duramadre.

A) Plano axial (L4-L5). B) Plano sagital paramedial (L4-L5). La distancia piel-duramadre en este plano es 1mm mayor que en el axial debido a la orientación oblicua del transductor. L: lámina; LCR: líquido cefalorraquídeo; RN: raíz nerviosa; Línea punteada: distancia piel-duramadre.

Figura 2.

A) Plano axial (L4-L5). B) Plano sagital paramedial (L4-L5). La distancia piel-duramadre en este plano es 1mm mayor que en el axial debido a la orientación oblicua del transductor.

L: lámina; LCR: líquido cefalorraquídeo; RN: raíz nerviosa; Línea punteada: distancia piel-duramadre.

Los ultrasonidos representan una herramienta útil en lactantes sometidos a punción lumbar, al presentar una columna vertebral cartilaginosa con óptima ventana acústica. Permiten visualizar estructuras de referencia, como duramadre, saco dural, raíces nerviosas y cono medular; medir la distancia piel-duramadre; e identificar situaciones que dificultarían la obtención de LCR, como un saco dural colapsado (deshidratación asociada a sepsis) o comprimido (hematoma epidural tras punción fallida). Pueden llegar a aumentar la tasa de éxito de una punción ciega hasta un 30%1–3.
BIBLIOGRAFÍA

[1] J.T. Neal, S.L. Kaplan, A.L. Woodford, K. Desai, J.J. Zorc, A.E. Chen.

The Effect of Bedside Ultrasonographic Skin Marking on Infant Lumbar Puncture Success: A Randomized Controlled Trial. Ann Emerg Med, 69 (2017), pp. 610-619

[2] D.B. Pierce, G. Shivaram, K.S.H. Koo, D.W.W. Shaw, K.F. Meyer, E.J. Monroe.

Ultrasound-guided lumbar puncture in pediatric patients: Technical success and safety.
Pediatr Radiol, 48 (2018), pp. 875-881
[3] P. Muthusami, A.J. Robinson, M.M. Shroff. Ultrasound guidance for difficult lumbar puncture in children: Pearls and pitfalls. Pediatr Radiol, 47 (2017), pp. 822-830
Autores:
Ramón Eizaga Rebollar, María Borrego Costillo, Carlos Miguel Márquez Rodríguez, Luis Miguel Torres Morera
Servicio de Anestesiología y Reanimación, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, Españ

Para ver el artículo original dar clic en el siguiente enlace:

https://www.analesdepediatria.org/es-puncion-lumbar-eco-asistida-anestesia-espinal-avance-S1695403319300815