La detección temprana y precisa es fundamental en la atención adecuada de los pacientes con Covid-19. Actualmente, los hisopos nasofaríngeos son el estándar de oro para el diagnóstico de esta enfermedad. El procedimiento es incómodo para los pacientes y requiere que los trabajadores de la salud utilicen sus equipos de protección personal. En un nuevo estudio publicado en EBioMedicine, los investigadores del Brigham and Women’s Hospital compararon probado otros enfoques para recolectar muestras, como un hisopo orofaríngeo o un esputo. El equipo concluyó que las pruebas de esputo tienen las tasas más altas de detección del SARS-CoV-2, después de analizar más de 3 000 muestras obtenidas por tres técnicas diferentes. El inconveniente de esta prueba es que no todos los pacientes pueden producir una muestra de esputo; en estos casos, un hisopo nasofaríngeo puede ser el mejor método de recolección. El estudio actual no evaluó métodos de prueba alternativos, como la saliva o los hisopos nasales anteriores. El metaanálisis incluyó solo estudios realizados en individuos hospitalizados; se necesitarán investigaciones adicionales de pacientes asintomáticos o con síntomas leves. El autor principal del estudio, Jonathan Li, dijo que la meta es encontrar una prueba amena para los pacientes, fácil de recolectar y altamente sensible.

Palabras clave: Covid-19. SARS-CoV-2, muestra, diagnóstico, esputo, hisopo nasofaríngeo, hisopo orofaríngeo

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96470