Una de las grandes preguntas en torno a cualquier nueva vacuna COVID-19 es: ¿Protegerá de manera segura a las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad: las personas mayores?

Ahora, los resultados de un ensayo inicial de fase 1 en 40 adultos mayores de 55 años sugieren que una vacuna, en desarrollo por el fabricante de medicamentos Moderna, provoca una respuesta del sistema inmunológico que es igual a la observada en receptores más jóvenes.

Además, los efectos secundarios de la vacuna “eran predominantemente de gravedad leve o moderada” e incluían fatiga, escalofríos, dolor de cabeza o dolor o malestar en el lugar de la inyección, según los investigadores.

Publicaron los hallazgos preliminares en línea el 29 de septiembre en la revista New England Journal of Medicine.

“Dado que los que tienen mayor riesgo de contraer una infección grave por COVID-19 son los adultos mayores, es fundamental comprender qué tan bien funciona la vacuna en este grupo de edad”, explicó el Dr. Amesh Adalja, un experto ajeno al ensayo.

“Este primer estudio de fase 1 parece ser prometedor, pero no es posible saberlo definitivamente hasta que los datos de la fase 3 estén disponibles”, dijo Adalja. Es un erudito senior en el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud en Baltimore.

El nuevo estudio se centró en una vacuna moderna experimental llamada mRNA-1273. La vacuna de dos dosis se encuentra en ensayos de última etapa y Moderna ha dicho que espera tener la vacuna lista para su uso generalizado a finales de año.

Sin embargo, “entre los diferentes factores de riesgo, la edad avanzada ha sido reconocida desde el principio como asociada con peores resultados” de una vacuna, señaló el Dr. Bruce Hirsch, médico tratante en enfermedades infecciosas en Northwell Health en Manhasset, Nueva York.

Por lo tanto, “a los médicos les preocupa que aquellos que más necesitan esta vacuna respondan menos a la vacuna”, dijo.

Para ayudar a responder el problema, un equipo dirigido por investigadores de la Universidad de Emory en Atlanta analizó específicamente la respuesta inmune y los datos de efectos secundarios de 40 pacientes, de 56 años o más, inscritos en el ensayo mRNA-1273.

Observaron un rápido aumento en los anticuerpos del sistema inmunológico específicos del coronavirus en estas personas mayores poco después de recibir su primera vacuna. Esos números aumentaron aún más después de que se administró la segunda inyección.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96865

Fuente de la imagen: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/07/15/companias/1594797054_196274.html