En los Estados Unidos y los países de la Unión Europea, la prevalencia de insuficiencia cardíaca (IC) se acerca al 2% de la población adulta total. Con una incidencia de más de 600 mil casos nuevos por año solo en Estados Unidos. Además, la IC es la principal causa de hospitalización en personas mayores de 65 años, con un mal pronóstico y una supervivencia global del 50% a los cinco años del diagnóstico. En México, se carece de un Registro Nacional confiable que permita conocer con precisión la magnitud de este problema de salud pública. Esto es relevante ya que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte y discapacidad en nuestro país. Además, la prevalencia de hipertensión arterial, diabetes y obesidad en México es una de las más altas del mundo y es bien sabido que estas afecciones son precursoras de la IC. Por tanto, es urgente e imprescindible contar con un Registro Nacional de Insuficiencia Cardíaca que nos permita conocer el número y características de la población afectada para diseñar políticas de salud orientadas a prevenir la enfermedad y disminuir el daño para quienes la padecen.
Según este posicionamiento, la insuficiencia cardíaca (IC) debe conceptualizarse como un: «Síndrome clínico resultante de cualquier alteración funcional o estructural que afecte la capacidad del corazón para llenarse o contraerse».

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/cardiovascuar/cms-2021/cmss211b.pdf