El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México presentó el estudio “Desafíos de desarrollo ante la COVID-19 en México. Panorama socioeconómico” que, basado en una consulta a personas expertas, analiza el contexto actual del país ante la pandemia de la COVID-19 y expone una serie de recomendaciones para responder a las afectaciones socioeconómicas en diferentes sectores y grupos poblacionales.

El estudio “Desafíos de desarrollo ante la COVID-19 en México. Panorama socioeconómico” propone pensar el desarrollo sostenible en un mundo cuyos cambios son cada vez más acelerados y de mayor magnitud. El carácter inédito de la crisis coloca a los países en un momento clave para reflexionar acerca de las posibles respuestas institucionales que deben ser oportunas y eficaces, para reducir y mitigar los efectos de la pandemia en el desarrollo social y económico, antes de que esta labor se vuelva particularmente ardua.

En la presentación virtual del estudio participaron: la Dra. Graciela Márquez Colín, Secretaria de Economía del Gobierno de México; Lorenzo Jiménez de Luis, Representante Residente del PNUD México; Marcela Meléndez, Economista en jefe del Bureau para América Latina y el Caribe del PNUD; Cynthia Martinez, Coordinadora del Proyecto de Implementación de Agenda 2030 subnacional, PNUD México; y Daniela Vallarino, Analista de gestión, PNUD México.

“Los efectos que tendrá esta pandemia son hasta el momento inciertos y con tendencias heterogéneas. Es una crisis que solo tiene referentes en la historia de muy larga data, siglo XIX, siglo XX. Esta crisis marcará al siglo XXI por las respuestas que de ella derivemos”, dijo la Secretaria de Economía. 

“Necesitamos una vacuna y un medicamento para tratar la COVID-19, por lo que se necesita cooperación internacional”, resaltó la Secretaria de Economía, añadiendo que ésta tendría que salir fortalecida porque el reto que tenemos enfrente es un reto donde tenemos que encontrar la solución a largo plazo a la pandemia, para volcar la atención hacia la parte económica.

Por su parte, la Economista en jefe del PNUD, Marcela Meléndez, mencionó que las crisis desnudan fragilidades, pues en la región de América Latina y el Caribe se parte de una heterogeneidad de la respuesta tanto entre países como de territorios. Algunas de las acciones que precisó se refieren a evitar el colapso de los sistemas de salud, proteger a las familias en riesgo de caer en la pobreza por medidas de distanciamiento, además de hacer frente al reto de financiar el gasto adicional que se requiere de manera sostenible y responsable. 

«Las cuarentenas son una medida de choque, pero es necesario invertir para que no sean la única medida disponible para enfrentar la COVID-19”, dijo.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace: