Existe una creciente preocupación sobre el tema de la infección cruzada en clínicas y laboratorios dentales. El laboratorio odontológico debe seguir normas de bioseguridad que garanticen a todo el equipo de salud la prevención de estas infecciones. Los técnicos que allí laboran corren el riesgo de exponer su cara a salpicaduras, así como a rocíos de sangre y saliva. Este estudio fue diseñado para saber si los laboratorios a los que recurrimos cumplen con estas normas de bioseguridad, y qué tan confiados podemos estar de la desinfección por parte de ellos, ya que las prótesis deberían estar desinfectadas correctamente antes de colocarlas en boca.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/adm/od-2021/od211c.pdf