Introducción

La pandemia de COVID-19 ha llevado a un aumento sustancial en el número de pacientes ingresados en el hospital con insuficiencia respiratoria. La mayoría de estos pacientes requieren soporte ventilatorio no invasivo; sin embargo, la tasa de fracaso (es decir, empeoramiento de la afección o falta de mejoría) es extremadamente alta y la intubación a menudo es necesaria, saturando rápidamente los recursos y la disponibilidad de camas en unidades de cuidados intensivos (UCI), lo que puede conducir a una mayor mortalidad.

El síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) es una complicación importante de COVID-19 que ocurre en 20 a 41% de los pacientes con enfermedad grave.

El tratamiento del SDRA requiere intubación traqueal y ventilación mecánica, y los pacientes pueden beneficiarse del posicionamiento en decúbito prono, que se ha demostrado que mejora la oxigenación y reduce la mortalidad en el SDRA no relacionado con COVID-19.

El aumento de la oxigenación se debe a la mejora de la ventilación-perfusión, porque las áreas dorsales (que anatómicamente tienen un mayor número de unidades alveolares) ya no están comprimidas por el peso de la cavidad abdominal y el mediastino, y pueden reabrirse, lo que lleva al reclutamiento de regiones más eficientes en el intercambio de gases.

El beneficio de la mortalidad no puede explicarse únicamente por la oxigenación mejorada y se ha relacionado con una disminución de la sobredistensión y el reclutamiento y desreclutamiento alveolar cíclico, con un menor riesgo de lesión pulmonar inducida por el respirador.

El posicionamiento en decúbito prono también es un pilar fundamental del tratamiento en el SDRA relacionado con COVID-19 y se ha recomendado en las pautas COVID-19 de Surviving Sepsis Campaign.

Algunos investigadores han informado del posicionamiento en decúbito prono en pacientes con respiración espontánea, no intubados, tratados con oxigenoterapia estándar, presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) o ventilación no invasiva. En este contexto, el decúbito prono parece mejorar la oxigenación y podría disminuir el esfuerzo respiratorio, lo que podría ser particularmente beneficioso en pacientes con mayor riesgo de lesión pulmonar autoinducida.

Por lo tanto, esta posición podría posponer o evitar la intubación y sus riesgos inherentes. Una disminución en la necesidad de intubación y el posterior ingreso a la UCI también podrían ser beneficiosos en escenarios con recursos limitados. Al mismo tiempo, este procedimiento podría conllevar algunos riesgos asociados con el cambio de posición (por ej., vómitos, tromboembolismo) o intubación tardía.

Al comienzo de este estudio, no se había abordado sistemáticamente la seguridad, la viabilidad y la eficacia del posicionamiento en decúbito prono en pacientes despiertos, no intubados, con neumonía relacionada con COVID-19.

Durante el proceso de revisión de este artículo, se informó el uso de posicionamiento en decúbito prono en pacientes con COVID-19, lo que sugiere una mejora sustancial en la oxigenación y una falta de efectos secundarios importantes cuando los pacientes fueron trasladados a dicha posición.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96433

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-52325157