El tratamiento de la cicatriz hipertrófica y cicatriz queloide es un gran reto clínico para el dermatólogo, pues aunque hay diversas opciones, no existe una que sea efectiva para todos los pacientes. Debido a esto, existe un gran arsenal clínico que incluye esteroides intralesionales, antineoplásicos, inmunomoduladores, antiinflamatorios, productos tópicos de mostrador, biológicos, criocirugía y láser, entre otros. En esta revisión discutimos algunas de las opciones, su efectividad y su mecanismo de acción para la prevención y tratamiento de este padecimiento y cómo los tratamientos combinados dan mejores resultados. Asimismo, se analizan las tratamientos innovadores contra esta afección tan compleja, que suele frustrar al paciente y al médico.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/derrevmex/rmd-2014/rmd143f.pdf