Las medidas para combatir el COVID-19 pueden hacerse más efectivas al apuntar e involucrar a los trabajadores informales, migrantes y otras poblaciones en situaciones vulnerables para que las medidas sean más eficaces, dicen los expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Estas recomendaciones y las orientaciones sobre esas medidas se detallan en la nueva publicación de la OPS “Directrices para la aplicación de medidas de salud pública no farmacológicas en poblaciones en situaciones vulnerables en el contexto de COVID-19.”

La publicación incluye orientación sobre cómo mejorar la eficacia de las intervenciones no farmacológicas (NPI), como el cierre de escuelas y empresas, el confinamiento en el hogar, las restricciones al transporte y otros, garantizando que todos puedan adherirse a ellas, especialmente aquellas poblaciones en situaciones vulnerables. Se formulan recomendaciones sobre la identificación de los grupos más afectados por estas intervenciones y sus barreras a la adhesión, junto con sugerencias sobre cómo adaptar las intervenciones para que las poblaciones estén protegidas.

“La pandemia ha demostrado que la vulnerabilidad va más allá de las características individuales y biológicas”, dijo Gerry Eijkemans, Jefe de la Unidad de Promoción de la Salud y Determinantes Sociales de la OPS. “Más bien, está determinado por el contexto social, económico y político. Los trabajadores informales, los migrantes y las personas que viven en condiciones de hacinamiento han demostrado ser especialmente vulnerables durante la pandemia”.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://coronavirus.onu.org.mx/nuevas-orientaciones-sobre-politicas-para-proteger-a-las-poblaciones-en-situaciones-vulnerables-en-el-contexto-de-covid-19