OSLO, Noruega. Todos los pacientes con neuralgia del trigémino deben someterse a una imagen de resonancia magnética, recomienda una nueva guía para diagnosticar y tratar este trastorno.[1]

La guía, desarrollada por un grupo de trabajo de la European Academy of Neurology, también aconseja que el contacto neurovascular no se use para confirmar un diagnóstico de neuralgia del trigémino primaria, sino para determinar si la cirugía está justificada.

Además, la guía recomienda carbamacepina oxcarbacepina como tratamientos profilácticos de primera línea para la neuralgia del trigémino.

“Es de importancia crítica diferenciar entre la neuralgia del trigémino y otras formas de dolor facial y cumplir con la guía actual para el diagnóstico y los tratamientos farmacológico y quirúrgico”, comentó a Medscape Noticias Médicas el Dr. Lars Bendtsen, Ph. D., del Danish Headache Center at the University of Copenhagen, en Dinamarca, y autor principal de la guía.

El Dr. Bendtsen presentó los puntos destacados de la guía en el Congreso Anual de la European Academy of Neurology (EAN) de 2019.

Trastorno ‘extremadamente doloroso’

La neuralgia del trigémino es causada por la presión en la raíz del nervio trigémino (quinto nervio craneal o VNC), que transmite señales de dolor en la cara que resultan en lo que a menudo se describe como ‘sensación punzante’. El trastorno es ‘extremadamente doloroso’ y puede ser difícil de diagnosticar y tratar, señaló el Dr. Bendtsen.

Los pacientes con neuralgia del trigémino a menudo son tratados por una variedad de especialistas, incluidos neurólogos, neurocirujanos, anestesiólogos o médicos generales.

El grupo de trabajo incluyó a 13 expertos de siete países europeos y un representante de pacientes. A partir de la evidencia disponible, el grupo abordó una serie de preguntas clínicamente importantes relacionadas con neuralgia del trigémino y desarrolló recomendaciones que siguieron el enfoque de Clasificación de la Recomendación, Evaluación, Desarrollo y Evaluación, o se basaron en la opinión de expertos.

La guía se publicó a principios del presente año en el European Journal of Neurology.

Desde el lanzamiento de una guía previa de la American Academy of Neurology y la European Federation of Neurological Societies ha habido cambios en la clasificación y terminología relacionadas con la neuralgia del trigémino, que los autores de la nueva guía adoptaron.

La nueva clasificación establece tres categorías etiológicas: neuralgia del trigémino idiopática (no contacto neurovascular o contacto neurovascular sin cambios morfológicos de la raíz del trigémino); neuralgia del trigémino clásica (como resultado de una compresión neurovascular con cambios morfológicos de la raíz del trigémino), y neuralgia del trigémino secundaria (como resultado de una enfermedad neurológica importante, como esclerosis múltiple).

En esta nueva guía, el término neuralgia del trigémino primaria describe a los pacientes con neuralgia del trigémino idiopática, así como a aquellos con neuralgia del trigémino clásica.

El Dr. Bendtsen observó que los pacientes con neuralgia del trigémino secundaria parecen ser más jóvenes y más propensos a tener déficits sensoriales del trigémino y dolor bilateral. El especialista y sus colaboradores determinaron que ninguna característica clínica tiene alta sensibilidad para identificar pacientes con neuralgia del trigémino secundaria.

El grupo de trabajo recomendó ampliamente la resonancia magnética como parte del trabajo en los pacientes con neuralgia del trigémino para ayudar a identificar a aquellos con neuralgia del trigémino secundaria, dijo el Dr. Bendtsen.

La demostración de un contacto neurovascular no debe utilizarse para confirmar el diagnóstico de neuralgia del trigémino, agregó el Dr. Bendtsen. “Más bien, puede ayudar a decidir si, y cuándo, un paciente debe ser referido para cirugía”.

Una combinación de tres secuencias de alta resolución (3D ponderada en T2, 3D TOF-MRA y 3D T1-Gad) ayuda a la detección de un posible contacto neurovascular.

Enfatizó que el neurorradiólogo debe estar ciego al lado del dolor y debe describir si un contacto vascular causa cambios morfológicos del nervio.

Los opioides no son efectivos

Los opioides no suelen ser eficaces para las exacerbaciones agudas del dolor en pacientes con neuralgia del trigémino. El tratamiento hospitalario puede ser necesario para la titulación de fármacos antiepilépticos y rehidratación. La guía también sugiere que fosfenitoína intravenosa o lidocaína pueden ser útiles.

Para el tratamiento a largo plazo, el grupo de trabajo recomendó los fármacos antiepilépticos carbamacepina (200 – 1.200 mg/día) u oxcarbacepina (300 – 1.800 mg/día) como agentes de primera línea. Lamotrigina gabapentina toxina botulínica tipo A, pregabalina baclofeno fenitoína pueden combinarse con un fármaco de primera línea o usarse como monoterapia, señaló el Dr. Bendtsen.

Las dosis de los fármacos deben ajustarse de acuerdo con la gravedad del dolor y los efectos secundarios, y los pacientes deben recibir instrucciones sobre la titulación, señaló.

El grupo de trabajo recomendó que el tratamiento médico se implementara como terapia de primera línea, y la cirugía se ofreciera solo cuando dicho tratamiento no controle suficientemente el dolor o los fármacos sean mal tolerados.

Sin embargo, los pacientes deben ser informados sobre las opciones neuroquirúrgicas en una etapa temprana, indicó el Dr. Bendtsen.

El grupo de trabajo también abordó la cuestión de qué procedimiento quirúrgico proporciona el alivio del dolor más prolongado con la menor cantidad de complicaciones. Al final recomendó la descompresión microvascular sobre los tratamientos neuroablativos, como cirugía con cuchillo gamma, termocoagulación, compresión con balón y rizólisis con glicerol en pacientes con neuralgia del trigémino clásica.

Para aquellos con neuralgia del trigémino secundaria, el grupo de trabajo recomienda un tratamiento médico similar al de quienes tienen neuralgia del trigémino primaria. Para estos pacientes, los enfoques quirúrgicos podrían incluir procedimientos de ganglio gasseriano y descompresión microvascular, dijo el Dr. Bendtsen.

El panel de expertos no encontró datos científicos sobre enfoques no quirúrgicos o no farmacológicos. La guía también recomienda que los pacientes reciban apoyo psicológico y de enfermería, y sean dirigidos a grupos de apoyo nacionales cuando estén disponibles.

El Dr. Bendtsen señaló que “se está llevando a cabo mucha investigación” en el campo de la neuralgia del trigémino, que está dando a los practicantes “razones para el optimismo”.

Por ejemplo, un ensayo de fase 3 de un nuevo bloqueante selectivo de canales de sodio, que es el primero diseñado específicamente para la neuralgia del trigémino, está en marcha.

“Lo más interesante de este nuevo bloqueante es que parece tener muy pocos efectos secundarios, que es un problema con fármacos como carbamacepina y oxcarbacepina”, destacó el Dr. Bendtsen.

El Dr. Bendtsen añadió que la calidad de la evidencia disponible que respalda los tratamientos tópicos era “demasiado baja” para hacer recomendaciones de una forma u otra. También señaló que aun cuando el grupo de trabajo no incluía radiólogos, consultó con tales expertos

Referencias
1. Bendtsen L. Trigeminal neuralgia. 5th Congress of the European Academy of Neurology. Presentado el 30 de junio de 2019; Oslo, Noruega.

       

Para ver el artículo original dar click en el siguiente link:

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5904281