Cada año millones de niños y niñas desnutridos siguen enfermos incluso después de haber sido bien alimentados. Diez años de investigación indicaron que la razón puede estar en la incapacidad de sus microbios intestinales para madurar. El pasado año, un equipo internacional se basó en esa investigación para crear un suplemento de bajo coste y fácil de obtener que estimula el crecimiento de las bacterias beneficiosas del intestino. Los expertos identificaron primero quince tipos de bacterias que caracterizan a un microbioma intestinal maduro, así como marcadores sanguíneos que indican una recuperación en los efectos de la desnutrición. Identificaron que los suplementos que contienen garbanzos, plátanos, soja y harina de cacahuete ayudaron a que los microbios maduraran. Después de un ensayo clínico, los niños que recibieron los suplementos tenían más proteínas en la sangre y metabolitos, que son marcadores del crecimiento normal.