Un equipo de investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong ha presentado el prototipo de un ojo electroquímico. Eso incluye una innovadora retina biomimética que utiliza un conjunto de sensores nanométricos, que cumplen la misma función que los millones de células fotorreceptoras que posee el ojo humano. De acuerdo con sus autores, esta técnica, descrita en la revista Nature, logra un dispositivo con capacidades comparables a las del ojo humano, como la amplitud de campo y el enfoque. La estructura diseñada sitúa los fotosensores en los poros de una membrana de óxido de aluminio, que replica la función de la retina humana. Cables delgados y flexibles, hechos de un metal líquido y sellados en tubos de goma, transmiten las señales recogidas por estos sensores a circuitos externos, imitando las fibras nerviosas que conectan el ojo humano con el cerebro. La retina artificial recubre una estructura esférica, una cuenca fabricada con un polímero de silicona y una capa de indio. El conjunto permite una disposición que optimiza el contacto eléctrico entre los cables de metal líquido y los nanosensores. En la parte delantera se sitúa una lente combinada con un iris artificial. La cámara está llena de un líquido iónico que imita el humor vítreo. De acuerdo con los autores, haber recreado el diseño y la estructura del ojo humano permite al dispositivo lograr un amplio campo de visión de 100°, cercano a los aproximadamente 130°de nuestros ojos. Además, el ojo mimético tiene una gran capacidad para detectar una amplia gama de intensidades de luz. Pero el prototipo, que aún se haya en fase de prueba de concepto, presenta una resolución bastante baja. Aunque los autores sostienen que su diseño tiene el potencial de mejorar exponencialmente en este sentido, hasta lograr una resolución aún mejor que la del ojo humano.

Palabras clave: ojo, Nanotecnología, prótesis humanas

Fuente: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2020/05/20/5ec543d0fc6c8395298b4637.html