Estudios sobre una estrategia de control biológico, efectividad y seguridad de un candidato a vacuna reabren expectativas de lograr reducir la carga de enfermedad y muerte causadas por el virus del dengue. Esta enfermedad amenaza a casi la mitad de la población del planeta, produce 500.000 hospitalizaciones y 10.000 muertes anuales, y su incidencia creció más de 10 veces en las Américas en las últimas cuatro décadas. The New England Journal of Medicine publicó los resultados del primer estudio aleatorizado controlado que evaluó un nuevo método que consiste en infectar los mosquitos Aedes aegypti con una cepa de una bacteria, que lo vuelve menos susceptible a la infección con dengue, zika, chikunguña y fiebre amarilla. Otros datos alentadores en el combate contra el dengue surgen de la presentación de datos de fase 3 del candidato a vacuna TAK-003, tres años después de la aplicación, mostró reducir la incidencia de casos y en mayor medida, las hospitalizaciones. Pero la capacidad de adaptación del mosquito, la dinámica de las epidemias de dengue, la falta de inversión de los gobiernos y otros factores sociales, como la falta de acceso al agua

, son elementos que tradicionalmente han conspirado contra estos esfuerzos.

Palabras claves: Aedes aegypti, dengue, vacunas, hospitalizaciones,

Link:https://espanol.medscape.com/verarticulo/5907197