Ante la llegada de 2021, la UNICEF lanza una voz de alarma sobre la salud y el bienestar de 10,4 millones de niños que sufrirán desnutrición aguda el próximo año en la República Democrática del Congo (RDC), noreste de Nigeria, Sudán del Sur y Yemen, así como en la región del Sahel Central.

Todos estos países y regiones experimentan graves crisis humanitarias mientras también lidian con una creciente escasez de alimentos, una pandemia mortal y una inminente hambruna.

“Para los países que se están recuperando de las consecuencias de los conflictos, los desastres y el cambio climático, el COVID-19 ha convertido una crisis nutricional en una catástrofe inminente”, dijo la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

“Las familias que ya normalmente luchan por alimentar a sus hijos están ahora al borde de la hambruna. No podemos dejar que sean las víctimas olvidadas de 2020″, añadió.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://news.un.org/es/story/2020/12/1486112