Un niño de 12 años con pérdida auditiva, retraso en el desarrollo y osteogénesis imperfecta (OI) tipo I presentó una perforación traumática de la membrana timpánica derecha, causada por la impactación del material de impresión del audífono en una adaptación reciente. El otorrinolaringólogo remitente diagnosticó la perforación al retirar el material bajo anestesia y lo derivó para manejo quirúrgico.

Negó acúfenos, otorrea o vértigo, pero los padres y profesores del paciente notaron un empeoramiento de la audición y el desequilibrio después de la extracción del cuerpo extraño. Un audiograma demostró pérdida auditiva bilateral de severa a leve, que se mezcló en al menos un oído.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0145561319842512?url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori:rid:crossref.org&rfr_dat=cr_pub%20%200pubmed