Los anales de la paternidad privada de sueño abundan en historias de bebés con cólicos que lloran sin cesar. Pero hay cada vez más pruebas de que los probióticos pueden aliviar a los bebés del cólico, un trastorno gastrointestinal funcional que se cree que está relacionado con trastornos en la microbiota intestinal.

Aunque la patogenia del cólico no está clara, un nuevo estudio informa que el probiótico Bifidobacterium animalis subespecie lactis BB-12 ( Bifidolactis Infant , Sofar) alivia efectivamente el cólico infantil. En un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, Rita Nocerino, CPN, del Departamento de Ciencia Médica Traslacional de la Universidad de Nápoles Federico II, en Italia, y sus colegas encontraron que el tratamiento con BB-12 durante 28 días estaba asociado con una mayor tasa de tiempo de llanto promedio diario reducido (≥50%) en comparación con placebo.

El efecto sobre el tiempo de llanto surgió tan pronto como la primera semana de suplementación con BB-12. El probiótico también pareció tener efectos beneficiosos sobre la duración del sueño, así como la frecuencia y consistencia de las heces.

Los resultados del ensayo se publicaron en línea el 4 de diciembre en Alimentary Pharmacology and Therapeutics .

Los investigadores asignaron al azar a 80 bebés sanos pero con cólicos no mayores de 7 semanas que fueron amamantados exclusivamente para recibir placebo o una dosis diaria de BB-12 1 x 10 9 unidades formadoras de colonias. La edad media de los bebés fue de poco más de 1 mes, y más del 50% eran niños.

La duración diaria promedio de los episodios de llanto fue consistentemente más corta en el grupo BB-12 cada semana y disminuyó de una semana a otra. El cambio medio desde el inicio en la población por intención de tratar fue significativamente mayor en el grupo BB-12 que en el grupo placebo: –129.9 ± 43.7 y –84.3 ± 51.4, respectivamente ( P = .0001).

En el análisis por protocolo, el 80% de los receptores de BB-12 mostraron una reducción ≥50% en la duración del llanto después de 28 días, en comparación con el 31.5% de los del grupo placebo ( P <.0001).

El número medio de episodios diarios de llanto fue menor en el grupo BB-12 en cada semana de estudio. El cambio medio desde el inicio hasta la última semana fue de –4,7 ± 3,4 en el grupo de intervención frente a –2,3 ± 2,2 en el grupo de placebo ( p = 0,001).

Para leer el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medscape.com/viewarticle/922126