Los niños con autismo podrían tener problemas para interpretar las emociones faciales de las personas desconocidas, pero una reciente investigación ha hallado que podrían reconocer expresiones faciales de una persona familiar, como su madre, tan bien como los niños con desarrollo típico.
El estudio incluyó a niños de 4 a 8 años de edad, con y sin trastornos del espectro autista, que vieron cinco expresiones faciales (felicidad, tristeza, ira, temor y neutral) en rostros familiares y de desconocidos. Los niños con desarrollo típico fueron más capaces de interpretar a los desconocidos, sobre todo cuando su rostro mostraba emociones negativas como miedo o tristeza, pero los niños con autismo de alto funcionamiento podían leer las emociones en el rostro de su madre igual que ellos.
No está claro si la capacidad de los niños con un trastorno del espectro autista de medir la información emocional de las caras de los desconocidos se debe a déficits genuinos en su capacidad de procesamiento, a la naturaleza indiferente de las emociones negativas o a un patrón general de falta de interés en las demostraciones de emociones negativas de las personas desconocidas. Según los autores, las dificultades para reconocer las expresiones faciales negativas o complejas podrían deberse a variaciones en la conducta de contacto visual y de seguimiento ocular. Otros estudios han mostrado que los niños con autismo se centran menos en los ojos y más en otras partes del rostro que reflejan menos el estado emocional de un individuo.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

[Child Psychiatry Hum Dev 2019; Feb 11. [Epub ahead of print]]