Muchas patologías crónicas están relacionadas con una mala dieta, sobre todo con la ingesta de productos ultraprocesados y esto en parte, es porque influye en la diversidad de la microbiota y sus actividades. Los microbios intestinales desempeñan importantes funciones, como la digestión de los principales componentes de las plantas, la síntesis de vitaminas, estimulación del sistema inmunológico, pero además, producen varios metabolitos, como el butirato, que constituye una fuente de energía para las células del epitelio intestinal y cuyo papel protector contra el cáncer de colon está bien estudiado. Al procesar los alimentos disminuyen muchos los componentes de los vegetales como celulosa, hemicelulosa, pectinas, lignina, minerales y diversas sustancias, lo cual provoca que sean insuficientes para cubrir las necesidades de nuestra microbiota intestinal. De esta manera, es esencial la ingesta de productos vegetales poco procesados y muy variados con el fin de aportar una gran cantidad de diferentes fibras a la microbiota. Otros parámetros que pueden alterar el funcionamiento de la microbiota son los tratamientos antibióticos y el estrés. Por lo tanto una visión holística de las cuestiones alimentarias y el estilo de vida, son ahora más que nunca, algo indispensable para fortalecer la salud.

Fuente: https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-alimentos-ultraprocesados-alteran-flora-intestinal-ayuda-estar-sanos-202008111107_noticia.html

Palabras clave: salud, microbiota intestinal, alimentos ultraprocesados, flora intestinal