Baricitinib se incluirá en una de las ramas del ensayo clínico adaptativo liderado por el NIH, de Estados Unidos, que investiga potenciales tratamientos para COVID-19.

Además, Lilly empieza un ensayo en fase 2 con un anticuerpo anti Angiopoyetina 2 en COVID-19.

Eli Lilly and Company ha anunciado que ha llegado a un acuerdo con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), parte del Instituto Nacional de la Salud (NIH) de Estados Unidos, para estudiar baricitinib en una de las ramas de un ensayo clínico adaptativo en COVID-19. El estudio investigará la eficacia y seguridad de baricitinib como un potencial tratamiento para pacientes hospitalizados con un diagnóstico de COVID-19. El estudio comenzará este mes en Estados Unidos y la idea es que se extienda a otros países de Asia y Europa. Se espera contar con los primeros resultados en los próximos dos meses.

Baricitinib, un inhibidor de JAK1/JAK2 comercializado como Olumiant, está aprobado en más de 65 países para el tratamiento de pacientes adultos con artritis reumatoide activa de moderada a grave. La ficha técnica del medicamento incluye advertencias sobre el riesgo de desarrollar infecciones graves, un riesgo que puede estar relacionado con los efectos de baricitinib en el sistema inmune . Dada la cascada inflamatoria que se produce en los pacientes infectados por COVID-19, se ha planteado la hipótesis de que la actividad antiinflamatoria de baricitinib pueda tener un potencial efecto beneficioso en dichos pacientes, lo que ha dado lugar a la autorizado de más estudios en pacientes con esta infección.

Esta colaboración con el NIAID es solo una de las iniciativas de Lilly para abordar la crisis sanitaria del COVID-19 a nivel mundial. La compañía también ha anunciado que estudiará su fármaco LY3127804, un anticuerpo monoclonal dirigido a la angiopoyetina-2 (Ang2). Los ensayos clínicos de fase 2 evaluarán su eficacia en pacientes hospitalizados, con COVID-19, que desarrollan neumonía y tienen un riesgo alto de desarrollar un Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo. Se sabe que la Ang-2 está elevada en pacientes con dicho síndrome y Lilly estudiará si la inhibición de los efectos de Ang-2 podría reducir la progresión de la enfermedad o la necesidad de ventilación mecánica en pacientes con COVID-19. Este estudio empezará este mes en varios centros de Estados Unidos.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

http://www.pmfarma.com.mx/noticias/16665-lilly-comienza-ensayos-clinicos-para-covid-19.html