Si bien algunas variantes del nuevo coronavirus han demostrado mayor capacidad de transmisión, conocidas en este momento como variantes de preocupación, no son más agresivas o más graves; el impacto que pueden tener en la reinfección y en la evasión de la respuesta inmune todavía debe ser establecido. Las cuatro variantes más preocupantes que se han detectado en las Américas incluyen: B 1.1.7, identificada originalmente en Reino Unido; B.1.351, identificada en Sudáfrica; P.1 originaria de Brasil/Japón y B.1.617, identificada en la India. Científicos han señalado que solo hay un tipo del virus de SARS-CoV-2 y que las mutaciones que dan origen a las variantes son procesos de evolución y adaptación que se esperaba ocurrieran en este caso. Por lo anterior, detener la transmisión, independientemente de cualquier variante, es la única manera de evitar que sigan apareciendo estas nuevas variantes, por lo que deben mantenerse todas las medidas de salud pública, como el uso de la mascarilla y el distanciamiento social, para evitar que el virus se siga transmitiendo, sin descuidar la vigilancia tanto genómica como epidemiológica.

Palabra clave: SARS-CoV-2, respuesta inmune, mutaciones, virus,

Link: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5907066