El curso escolar comenzó este año con mucha inquietud tras meses de encierro por el coronavirus. Casi dos meses después, los colegios no están siendo un ámbito de especial incidencia de contagios de Covid-19 y cada vez más estudios apuntan a que el coronavirus en niños se manifiesta de forma leve. A pesar de ello, este año los padres están más alerta que nunca cuando oyen a su hijo toser. Pero hay vida más allá del SARS-CoV-2. En esta época del año, los pediatras se encuentran con catarros, resfriados, bronquiolitis y laringitis. Estas dos últimas son dos infecciones respiratorias que cursan con tos, en el caso de la laringitis especialmente escandalosa (tos de perro); y con dificultades para respirar con normalidad. Aunque pueden causar inquietud en los padres, por lo general se resuelven sin problemas y no hay que confundirlas con el Covid-19.

«En consulta estamos viendo niños con problemas de tipo respiratorio bastante benignos en general», explica a ABC la doctora María García-Onieva, secretaria de la Asociación Española de Pediatría (Aep) y pediatra de Atención Primaria. Esta experta tiene la impresión de que este año están viendo menos niños con cuadros respiratorios «porque en cuanto empiezan con tos y mocos se quedan en casa, y eso evita que se infecten los unos a los otros». «También el hecho de que los niños y los adultos se protejan con el lavado de manos, distancia y las mascarillas evita que se extiendan los virus respiratorios», apunta.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-laringitis-y-bronquiolitis-otras-infecciones-infantiles-otono-provocan-y-dificultad-respiratoria-y-no-covid-19-202010281057_noticia.html