La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado una guía en la que aborda las consideraciones éticas para el uso de las tecnologías de rastreo por proximidad para el rastreo de contactos de COVID-19. En su documento, reconocen que pueden ser útiles para cortar las cadenas de transmisión, pero advierten de que puede conllevar vulnerabilidad de la privacidad de los usuarios.

El rastreo de proximidad mide la fuerza de la señal para determinar si dos dispositivos (por ejemplo, los teléfonos inteligentes) estaban lo suficientemente cerca entre sí como para que sus usuarios pudieran propagar el virus de un individuo infectado a otro no infectado. Si un usuario está infectado, se puede notificar a otros que se hayan identificado como próximos a la otra persona y, de ese modo, adoptar las medidas adecuadas para reducir los riesgos para la salud de ellos mismos y de los demás.

Este rastreo de proximidad suele combinarse con el rastreo de contactos, aunque el rastreo de contactos es una disciplina ya establecida de salud pública, y el rastreo de proximidad a través de aplicaciones móviles es una nueva técnica. Sin embargo, la OMS resalta que esta nueva tecnología “tiene sus limitaciones”.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.eitb.eus/es/noticias/sociedad/detalle/7280442/oms-advierte-apps-rastreo-amenazan-libertades-fundamentales/