Un nuevo estudio muestra una especie de firma en el cerebro de las personas solitarias. Los investigadores examinaron los datos de las imágenes de resonancia magnética (MRI), la genética y las autoevaluaciones psicológicas de aproximadamente 40.000 adultos de mediana edad y mayores que se ofrecieron como voluntarios para que su información se incluyera en el Biobanco del Reino Unido. Se encontraron varias diferencias en el cerebro de las personas solitarias. Estas manifestaciones se centraron en lo que se llama la red predeterminada: un conjunto de regiones cerebrales involucradas en pensamientos internos como recordar, planificar el futuro, imaginar y pensar en los demás. Estas redes en las personas solitarias estaban conectadas con más fuerza y, sorprendentemente, su volumen de materia gris era mayor. Además, el fornix, un haz de fibras nerviosas que transporta señales desde el hipocampo a la red predeterminada estaba mejor conservado. El hecho de que la estructura y función de esta red se asocie positivamente con la soledad puede deberse a que las personas solitarias son más propensas a usar la imaginación, los recuerdos del pasado o las esperanzas en el futuro para superar su aislamiento social. La soledad se reconoce cada vez más como un problema de salud importante, y estudios anteriores han demostrado que las personas mayores que experimentan soledad tienen un mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia. Comprender cómo se manifiesta la soledad en el cerebro podría ser clave para prevenir enfermedades neurológicas y desarrollar mejores tratamientos.

Palabras clave: soledad, firma, impronta cerebral, aislamiento social,

Enlace: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=97272