Este artículo actualiza a los médicos de atención primaria sobre el reconocimiento y el manejo no invasivo de la insuficiencia respiratoria aguda.

 • La mayoría de los pacientes que se enferman gravemente con Covid-19 lo hacen principalmente debido a la insuficiencia respiratoria aguda tipo 1 y se benefician del reconocimiento temprano del deterioro respiratorio y la escalada adecuada en el soporte respiratorio

 • El deterioro respiratorio se puede identificar por un aumento de la frecuencia respiratoria, la incapacidad de hablar oraciones completas, el uso de músculos accesorios en la respiración, la disminución de los niveles de oxígeno en la sangre y un mayor requerimiento de oxígeno suplementario.

 • Todos los pacientes con Covid-19 ingresados en el hospital y muchos de los miembros de la comunidad deben tener un techo de atención establecido lo antes posible.

En respuesta a la pandemia de Covid-19, muchos sistemas de salud intentaron reorganizar rápidamente su fuerza laboral, incluyendo la redistribución de médicos de atención primaria y otras especialidades a salas de cuidados agudos.

La preparación para una posible redistribución futura sigue siendo esencial dado el riesgo de nuevas oleadas de Covid-19 a medida que la sociedad realiza ciclos de cierre y reapertura.

La mayoría de las personas que se enferman gravemente con Covid-19 tienen una enfermedad respiratoria aguda, y alrededor del 14% requerirán asistencia respiratoria no invasiva.

Además de cambiar a entornos de atención aguda a corto plazo, los médicos de atención primaria también atenderán a los pacientes (o sus seres queridos) que se recuperen de experiencias potencialmente traumáticas por enfermedades respiratorias.

Este artículo actualiza a los médicos especialistas de atención primaria sobre el reconocimiento y el manejo no invasivo de la insuficiencia respiratoria aguda y ayudará a los médicos generales en el posterior apoyo ambulatorio de los pacientes durante su recuperación.

Caso clínico
Un hombre de 50 años que se ha autoaislado durante ocho días por fiebre y tos fue llevado al departamento de emergencias en ambulancia después de una progresiva falta de aire en los últimos dos días. Puede pronunciar oraciones completas, pero tiene una frecuencia respiratoria elevada de 24 respiraciones por minuto (rango normal 12-20). Su saturación periférica de oxígeno (SpO 2) era del 72% respirando aire ambiente cuando llegaron los paramédicos, y del 90% con oxigenoterapia (4 l/min) a través de una cánula nasal. El examen cardiovascular es normal y se encuentra afebril.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96351