Mientras que científicos del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara investigan si existe una posible variante mexicana del SARS-CoV-2, Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece) declaró que es probable que en México existan numerosas variantes de COVID-19.

Durante la conferencia de prensa desde Palacio Nacional, el especialista indicó que hay muchas variantes del SARS-CoV-2 en México y el mundo, pero que sólo se caracterizan las que tienen el potencial de provocar una enfermedad más grave o de transmisión más rápida.

Asimismo, dijo que desde que se notificó al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), se mantuvo contacto con el laboratorio estatal de Jalisco, quien tras realizar las evaluaciones correspondientes, se descartó que pudiera ser la variante de Sudáfrica.

“No es que sea una variante mexicana, seguramente hay mutaciones de los virus que circulan en la población mexicana, ya hay mutaciones que han existido aquí en México. No es solamente que exista una variante mexicana, es posible que existan varias variantes de mutaciones que no impactan para nada en la transmisión ni en la virulencia y que realmente tampoco vale la pena caracterizarla”, explicó López Ridaura.

El especialista explicó que cuando se habla de una nueva cepa, se tiene que evaluar si es más virulenta, si tiene mayor capacidad de transmisión, así como caracterizarla para ver su peso epidemiológico, proceso que toma tiempo.

“Se tiene que investigar si esta cepa tiene algo diferente. La prioridad es buscar si es más virulenta, si la enfermedad es más grave. Eso requiere un estudio, hay que ver esa cepa en qué tipo de pacientes se ha encontrado, se vuelve a estudiar en pacientes hospitalizados que se hayan puesto más graves”, detalló.

“Para poder decir es una variante que vale la pena describirla como tal, se tiene que estudiar su importancia”, reiteró.

Luego que de que los científicos tapatíos notificaran las evaluaciones a la posible variante, Natali Vega Magaña, jefa del Laboratorio de Diagnóstico en Enfermedades Emergentes y Reemergentes del CUCS, explicó que la mutación E484K detectada en el estado de Jalisco el pasado 27 de enero podría ser en realidad una variante local que surgió en la entidad, y no un caso de cepa brasileña o sudafricana.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.infobae.com/america/mexico/2021/02/01/indre-ya-investiga-posible-aparicion-de-cepa-mexicana-de-covid-19-ssa/