Introducción:

 El uso de articuladores semiajustables permite tener una visión reproducible de los maxilares fuera de la boca y brinda conocimiento de su comportamiento como la existencia de alguna discrepancia entre relación céntrica y oclusión habitual. 

Objetivo: 

Remarcar la funcionalidad que brinda el articulador como herramienta diagnóstica en el tratamiento ortodóncico en pacientes en etapa de crecimiento. 

Material y métodos: 

Se presenta el manejo ortopédico empleado en un paciente de 10 años de edad, con presencia de mordida cruzada anterior y diagnóstico inicial de maloclusión de clase III. Se realiza toma de registros para montaje en articulador, en la que se evidencia un posicionamiento adelantado de la mandíbula debido a un reflejo postural adquirido por puntos de contacto prematuros existentes dando la apariencia de una clase III verdadera. El tratamiento consistió en uso de máscara facial en combinación con Bite Block Céntrico y tornillo Hyrax con una duración de nueve meses para la corrección de la maloclusión. 

Resultados: 

Los resultados muestran: una eliminación de puntos de contacto prematuros previsualizados en articulador y corroborados en boca, lo que permite una relación intermaxilar adecuada con los cóndilos posicionados en relación céntrica y una oclusión céntrica coincidente, se elimina la mordida cruzada existente, devolviendo la funcionalidad del sistema estomatognático y en consecuencia se logra una mejora en el perfil del paciente. 

Conclusiones: 

Al evidenciar la eficacia del montaje en articulador se puede decir que resulta un método eficaz para el desenmascaramiento de maloclusiones inadvertidas como es el caso de las pseudoclases III causadas por un reflejo habitual adquirido.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/ortodoncia/mo-2019/mo192d.pdf