Dos estudios independientes han descubierto una vía desconocida hasta ahora que podría abrir una nueva puerta para diseñar medicamentos para la covid-19. Los investigadores han visto que la proteína espiga del virus reconoce y se une a una proteína en la superficie de la célula humana llamada neuropilina-1. Esto hace que el SARS-CoV-2 sea altamente infeccioso y capaz de propagarse rápidamente en las células humanas. Una vez que se estableció la unión a neuropilina-1, científicos de la Universidad de Bristol, demostraron que esta interacción sirve para mejorar la invasión del SARS-CoV-2 de células humanas cultivadas. Mediante el uso de anticuerpos monoclonales o un fármaco selectivo que bloquea la interacción se pudo reducir la capacidad infectiva del coronavirus. De forma independiente, los científicos de la Universidad Técnica de Múnich y la Universidad de Helsinki llegaron a la misma conclusión. Por otro lado, debido a que la neuropilina-1 se encuentra principalmente en la capa celular de la cavidad nasal, los científicos examinaron muestras de tejido de pacientes fallecidos y descubrieron que la pérdida del olfato, un síntoma frecuente de la enfermedad, se debe a que las células equipadas con neuropilina-1 están infectadas por el SARS-CoV-2. Este descubrimiento proporciona una vía no reconocida previamente y que podría ayudar en el desarrollo de nuevas terapias.

Palabras clave: SARS-CoV-2, neuropilina-1, capacidad infectiva, proteína espiga

Fuente: https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-hallan-nueva-puerta-entrada-coronavirus-202010211358_noticia.html#vca=mod-lo-mas-