Introducción. 

En la adolescencia aumentan las necesidades nutricionales y se adquieren nuevos hábitos alimentarios, debido a influencias psicológicas y sociales que condicionan la aparición de distorsión de la imagen corporal. 

Objetivo: 

Identificar la relación de la distorsión de la imagen corporal en mujeres adolescentes con su estado de nutrición, síntomas depresivos, hábitos alimentarios, actividad física y sedentarismo. 

Material y Método: 

Estudio transversal en 174 adolescentes en 2018. Se evaluó el estado de nutrición por índice de masa corporal, se auto aplicó un cuestionario para conocer la percepción de imagen corporal, síntomas depresivos, hábitos alimentarios, actividad física y sedentarismo. Se realizó un análisis de regresión logística. La razón de momios se presenta con intervalos de confianza al 95 %. Se consideró estadísticamente significativo p ‹0.05. 

Resultados: 

La prevalencia de distorsión de imagen corporal fue 63.2 %, 52.3 % subestimaron su percepción, 50.6 % tenían sobrepeso y obesidad y 43.7 % presentaron síntomas depresivos. Las mujeres con distorsión realizan menos número de comidas, son más jóvenes y presentan mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad. 

Conclusiones: Las adolescentes con distorsión de imagen corporal tienen mayor frecuencia de sobrepeso y obesidad, esto condiciona a mayor riesgo en la salud.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.medigraphic.com/pdfs/revsalpubnut/spn-2021/spn211b.pdf