Un nuevo estudio sugiere que los niños, adolescentes y adultos jóvenes que pasan más tiempo al aire libre durante los meses de verano y viven en áreas del país que los exponen a mayores cantidades de luz ultravioleta tienen un riesgo menor de desarrollar esclerosis múltiple en la niñez. La investigación aparece en Neurology, la revista médica de la Academia Americana de Neurología. El estudio evaluó la contribución de la exposición al sol y a la radiación ultravioleta (RUV) en el riesgo de esclerosis múltiple de inicio pediátrico. Después de ajustar la exposición al humo, el sexo y otros factores que podrían afectar el riesgo de esclerosis múltiple, los investigadores encontraron que las personas que pasaban un promedio de 30 minutos a una hora al aire libre durante el verano tenían un 52% menos de probabilidades de desarrollar la enfermedad y aquellos que promediaban incluso más tiempo al aire libre todos los días, entre una y dos horas, tenían un 81% menos de probabilidades. El estudio no prueba que la exposición al sol prevenga la esclerosis múltiple, pero muestra una asociación. Una limitación de la investigación es que los niños y sus padres o tutores tuvieron que recordar la exposición al sol y el uso de protección solar de años antes y ese recuerdo puede no ser exacto.

Palabra clave: luz solar, esclerosis múltiple, niños, adolescente, adultos, aire libre,

Link: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=99839