El hallux valgus es una de las deformidades de pie y tobillo más difíciles de corregir. El concepto actual es considerar el hallux valgus como una deformidad triplano y se deben considerar los parámetros en los planos transversal, sagital y frontal. El ángulo del hallux valgus, el ángulo intermetatarsiano, la posición del sesamoideo tibial y el borde lateral de la cabeza del primer metatarsiano son parámetros valiosos para evaluar y comprender la magnitud de la deformidad. Las correcciones diafisarias, como la bufanda, y las intervenciones proximales, como la osteotomía de media luna y la artrodesis de Lapidus, son las técnicas más poderosas para abordar la deformidad triplano, ya que pueden corregir todas las desalineaciones.

Para acceder al artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://sci-hub.mksa.top/10.1016/j.fcl.2019.10.007