Antecedentes: la colitis ulcerosa es una enfermedad intestinal inflamatoria crónica con un estimado de 150 000 pacientes solo en Alemania.

Métodos: esta revisión se basa en publicaciones sobre estrategias diagnósticas y terapéuticas actuales para la colitis ulcerosa que se recuperaron mediante una búsqueda selectiva en PubMed y en las guías actuales.

Resultados: El objetivo principal del tratamiento es la curación de la mucosa confirmada endoscópicamente. La mesalamina, en diversas formas de administración, sigue siendo el tratamiento estándar para la colitis ulcerosa no complicada. Su superioridad sobre el placebo se ha confirmado en metanálisis de ensayos controlados aleatorios. Los glucocorticoides son muy eficaces en el tratamiento agudo de la colitis ulcerosa, pero solo deben utilizarse a corto plazo debido a sus marcados efectos secundarios. Hay más fármacos disponibles para tratar a pacientes con una evolución más complicada de la enfermedad de colitis ulcerosa, que incluyen azatioprina, agentes biológicos, inhibidores de JAK (entre ellos, anticuerpos TNF, biosimilares, ustekinumab, vedolizumab y tofacitinib) e inhibidores de la calcineurina. La proctocolectomía debe considerarse en casos refractarios, o en presencia de displasia epitelial de alto grado. La colitis ulcerosa que comienza en la infancia o la adolescencia se caracteriza a menudo por una rápida progresión y frecuentes comorbilidades que hacen de su tratamiento un desafío especial.

Conclusión: Actualmente se dispone de una amplia variedad de fármacos para el tratamiento de la colitis ulcerosa, lo que permite la elección individualizada del mejor tratamiento para cada paciente. Se deben programar colonoscopias de vigilancia periódicas para descartar carcinoma de colon a intervalos que dependan de la estratificación del riesgo.

Para ver el artículo completo dar clic en el siguiente enlace:

https://www.aerzteblatt.de/pdf.asp?id=214913